Evolución de la moda

Evolución de la moda

Los egipcios del año 2800 al 200 a. C.

Lea sobre la evolución de la moda. La vestimenta de los egipcios consistía en pocas prendas, que en virtud del clima cálido, siempre eran de lino y algodón. Las clases pudientes usaban una fina muselina translúcida, que se tejía con el lino cultivado en las ricas llanuras fangosas del río Nilo.

Desde el siglo I a. C. la vestimenta principal de los romanos fue la toga, tanto para las mujeres como para los hombres. Se trataba de un manto o chal que se colocaba sobre prendas superiores. Más tarde la prenda femenina se llamo “Palla” y generalmente media 2,5 metros de ancho por 5,2 de largo. Normalmente se apoyaba sobre el cuerpo formando pliegues. Un extremo se colocaba sobre el pecho, atravesando el hombro izquierdo, rodea la espalda, vuelve hacia delante pasando por debajo del brazo derecho. Retorna otra vez sobre el hombro izquierdo y se ata a la espalda. El de hombre se denomina “Palio”(Pallium).

Evolución de la moda

El imperio bizantino siglo VI

La indumentaria real tenía influencias Grecolatinas y magnificencia oriental, tanto los hombres como las mujeres vestían túnicas de seda, damasco, brocado y otras telas untuosas señidas con anchos cinturones de cuero muy trabajados. Sobre la túnica usaban una capa de forma semicircular y sobre el costado izquierdo se colocaban una insignia o clavos. Las mujeres lucían vistosas joyas con piedras preciosas.

 

Crisol de culturas siglo XIV

Hacia 1300 aunque la reconquista está entrando en su fase final, en esta época todavía con viven en España, en muchos casos en buena armonía, cristianos, judios y musulmanes. Distintas culturas que influyen unas a otras en hechos tan cotidianas como el vestir. Así los tejidos de Oriente eran muy apreciados por todos. También se hizo muy habitual el utilizar superposiciones de túnicas. Ricamente ornamentadas sobre vestidos y camisolas. Toda esta mezcla de influencias dió lugar a una moda que hoy podríamos clasificar de exuberante.

Gótico medieval

Siglo XIV Y XV, entre los años 360 y 420. La influencia de la Iglesia es enorme, tanto en la vida política como social y económica. Así la iglesia se convierte en el referente principal hasta en las ropas. Se imitaban con todo lujo de detalles los mantos y casacas eclesiásticos. Mantos que todavía hoy se pueden ver en algunos pasos de Semana Santa.

Medievo

Siglo XV hacia 1420. Una época sobria y refinada, marcada por largas colas en vestidos generalmente de terciopelo, drapeados por delante para mostrar la segunda falta que solía ser de seda. Vestido acompañado de pieles y tocados espectaculares. Aparecen por primera vez los largos y puntiagudos zapatos.

Renacimiento italiano

Siglo XV hacia 1482. Fantasía, color, refinamiento y por supuesto, el lujo de la variedad de los tejidos y joyas, es lo que define esta época. Este estilo se caracteriza por el talle alto en vestidos y capas de cola que proporciona una gran majestuosidad.

Juana La Loca

Fin del siglo XV. Más allá de la leyenda de amor y locura con la que ha pasado a la posteridad. La reina Juana es un símbolo de un cambio de era que se manifiesta tanto en los acontecimientos que se suceden en España, Europa y el nuevo mundo , como en los detalles más cotidianos. Vestidos con mezclas de influencias de la época. La flamenca tan presente en la época de su madre, la reina Isabel y el renacimiento italiano que queda patente en la riqueza de los tejidos.

Renacimiento alemán

Siglo VX hacia 1520. Cuerpos ceñidos con escotes generosos que realzan el busto y la cintura. Las faldas son fruncidas, pesadas como cortinas, decoradas con bandas horizontales muy elaboradas. Todo ello realizado en ricos tejidos, indispensables en la época. La gama de colores es brillante. Rojo, amarillo, oro que se complementan con tocados de plumas, cadenas de oro y joyas que dan al conjunto una gran riqueza.

La era Tudor

Siglo XVI hacia 1530. Desde el siglo XVI, en la Europa occidental se va fraguando la evolución del traje medieval hacia el moderno. Durante el reinado de los Tudor, subsisten las formas de la edad media. Sencillas pero claramente influidas por ciertos clasicismo extranjeros. Los tocados, las cinturas bajas, escotes cuadrados, mangas y sobre mangas ambulosas, son sus señas de identidad.

Siglo XVI hacia 1545 Vestidos que mostraban la belleza y suntuosidad del renacimiento italiano en su etapa final. El barroco está próximo. Hay una armonía perfecta entre la espectacularidad del tejido y los pequeños detalles. Redecillas de oro y perlas, cordoncillos, etc Todo ello realzado por la línea del vestido.

Siglo de oro español

Entre los años 1545 y 1650, Se caracteriza por la rigidez de sus líneas.Un estilo muy sobrio, pues el busto se comprime fuertemente, desapareciendo casi por completo. La falta cónica como un embudo invertido y la gorguera de cuello rizado y rígido. Conforman una estampa de gran belleza casi irreal. Esta tendencia se impuso en todas las cortes de Europa.

Moda Alemana

Siglo XVI hacia 1550. Sobriedad de líneas y porte distinguido pero con una diferencia fundamental, el color típicamente aleman; rojo y amarillo tamizado con oro, lo que produce un aspecto cálido y espectacular. Una prueba a destacar es el delantal de organdí muy trabajado que se llevaba sobre el vestido aunque esté fuera de gala.

Los países bajos

Siglo XVII (1610-1620). Durante esta época, los países bajos gozaban de un período de esplendor económico. Con una burguesía adinerada que disfrutaba de la moda. Subieron adaptar las influencias extranjeras a su gusto y estilo. Un gusto exquisito con suntuosos tejidos. Seda, raso, satén, cortines brochados de oro y sobre todo en los encajes.

El barroco español

Siglo XVIII hacia 1600. En la corte española sobriedad en los colores, destacando sobre todo el negro. Sin embargo presenta una gran suntuosidad en los tejidos y adornos de oro y plata, así como en la importancia del volumen, debido al llamado guardainfante. El peinado iba a juego con la línea del vestido hacia los lados y enriquecido con plumas, joyas y cintas.

El siglo XVII hacia 1660. La moda francesa evolucionó entre los reinados de Luis XIII y Luis XIV. Los vestidos son escotados y adornados con grandes cuellos de organdí y encaje. Las faldas son muy fruncidas y amplias, los tejidos suntuosos y colores exquisitos. Los lazos aquí y allá son el último grito y los peinados, merecen merecen un capítulo aparte por su originalidad y armonía, con la disposición de rizos y tirabuzones cayendo en cascada de las sienes, dejando la nuca y el cuello al descubierto.

El barroco francés

Siglo XVII hacia 1690. Las innovaciones más notables fueron los volantes y miriñaques que aparecieron sucesivamente junto al corpiño emballenado, volantes plisados, cintas y faldas igual mente plisadas con denominación popular de vestido arremangado flotante. Lo cual da una fastuosidad y opulencia teatral totalmente barroca.

El rococó

Siglo XVIII hacia 1750. Periodos de máxima ostentación dentro de un gran refinamiento que impusieron desde Madame de Pompadour a María Antonieta. Vestidos donde se aprecia con todo lujo de detalles, Su riqueza de tejidos y su riqueza de tejidos y su ornamentación. Todo tiene cabida. Joyas, plumas, encajes, cintas. Cuanto más adornos mejor.

Moda llamada “La inglesa”

Finales del siglo XVIII hacia 1790. La inglesa se caracteriza por la influencia de prendas bien cortadas como abrigos, chaquetas, chalecos estilo sastre combinado con vestidos muy elaborado y ampulosos. Destacan además los sombreros inmensos y llenos de adorno.

estilo imperio

1804. Reaparece el traje traje de corte francés totalmente renovado. Introducido por Josefina, esposa de Napoleón Bonaparte para las ceremonias. Vestido recto de amplio escote y talle alto origen de la actual término talle estilo imperio. Solía acompañarse de una larga capa de terciopelo.

La restauración 1815-1820

Una época caracterizada por la sencillez de las líneas en los vestidos, mantienen el corte de talla alto imperio. Enriquecida por una gran abundancia de adornos, como cintas, encajes, entredoces abullonados etc

La época romántica 1850

Fue la época de las crinolina y los valses. Por primera vez un modisto impuso sus normas. Charles Frederick Worth crea los orígenes de la costura moderna. Las mujeres comienzan a acostumbrarse a ver los modelos puestos en otras mujeres. Es el principio de los actuales desfiles de moda.

Fin de Siglo 1890

El factor inequívoco del glamour que se vivía en esa época, puso punto y final a un estilo espectacular en todos los sentidos. Se vivía los últimos años de arrastrar largas colas de siluetas enconsertadas de los inmensos sombreros. Final de un modo de vida y una manera de vestir.

El art deco 1910-1939

Nacido como estilo de arte decorativa, libera a la mujer de corsé y enaguas y crea una moda plena de colorido con toques orientalistas y adornos exagerados de plumas, pieles y joyas. Convirtiéndose así en uno de los grandes catalizadores de la moda del siglo XX.

Los años 20

La mujer más libre preparada para el trabajo, que practica el deporte y el baile, necesita una nueva práctica. Descuida la cintura y el pecho, acorta la falda, suprime el corsé y se te hace cortar el cabello. Aún así la delicadeza de las gasas, tules, plumas y bordados hacen de este estilo, una moda muy favorecedora. Y lo que es más importante las mujeres enseñan las piernas por primera vez.

Los años 40

Después de la liberación y en plena posguerra se experimentó una reanimación muy rápida del sentido de la elegancia. Las revista, las casas creadoras y los talleres buscaban satisfacer a una clientela renovada. Se buscaba lo práctico y elegante para el día y la tradición y lujo por la noche.

Channel 1950-1960

Coco Channel vuelve a abrir casa en Paris tras una larga estancia en Suiza. El resto del mundo, especialmente la sociedad americana Se rinde ante sus nuevos trajes de chaqueta.

Cristian Dior 1950-1960

Después de la austeridad y simpleza en el vestir, producto de la Segunda Guerra Mundial, Cristian Dior irrumpe con el nuevo look. Metros y metros de tela conforman sus modelos.

Pertegás 1955

Vestidos de encaje con abrigo de tafetán tal y como Henry Clark inmortalizó en Paraguay en 1954, realizado con cuatro cortes al hilo, de tamaños proporcionales y fruncidos por su costura. El abrigo incluyen lazos como exquisita forma de cierre.

Balenciaga 1955

Con un dominio absoluto de la técnica y una prodigiosa creatividad, Balenciaga consigue durante esta década su máximo esplendor y el reconocimiento internacional. La lista de sus elegantes clientes, desde Marlene Dietrich a Greta garbo hasta la Reina Victoria Eugenia, es interminable.

Saber más…

 

Deja una respuesta