El Perro de Presa Canario

Introducción

El perro de presa canario denominado popularmente como “perro basto” en el medio campesino tinerfeño, “perro de presa” en Gran canaria y “verdinos“, igualmente en Tenerife, señalando a los ejemplares de color abardinado o atigrado, es un perro rústico, campesino, difundido especialmente en las islas de Tenerife y Gran canaria, aunque presente prácticamente en todas y utilizado desde sus orígenes como peleador y a la vez como guarda de ganados y haciendas actualmente.

Se sabe con certeza que desde antiguo había ejemplares de gran tamaño y otros de reducida alzada, ya procediesen del cruce de Bardino majorero con el Mastiff o el Bulldog, respectivamente, aun que esto no era determinante en su capacidad combativa.

Estas variedades, al mezclarse entre sí, originaron un tipo intermedio, que fue el más difundido, de color atigrado (“verdino”), o leonardo, con máscara negra (la cara del perro, a semejanza de un antifaz), y ambos manchados en blanco en cuello y miembros anteriores.

 

Orígenes del presa canario

¿Cuál es el verdadero origen del perro de presa canario?

Podemos empezar hablando del carácter autóctono del perro de presa canario, un perro creado por los canarios, surgido de forma espontánea, en base a la influencia colonial inglesa, a través del siglo diecinueve, por fusión del Bardino Majorero con perros de presa de pura sangre inglesa (Bulldog y Mastín).

Estos cruces eran efectuados con el fin de crear un perro de combate, nunca en el sentido de crear razas de perros.

Es decir, que primaba la funcionalidad del mismo y no las constantes raciales que tuvieran.

El Bardino Majorero, como su nombre indica oriundo de la isla de Fuerteventura, es un perro de pastoreo probablemente prehispánico y difundido ampliamente por todo el Archipiélago.

Perro rústico, de brega, de medio pelo, de diente fácil y gran temperamento. No es un perro excesivamente corpulento, pero se suple una falta de robustez por una fogosidad de carácter tradicionalmente reconocida.

Estas características de un perro de pastoreo, al mezclarse con los perros de presa antes señalados, dieron como consecuencia un perro de combate de inigualable fogosidad y potencia: EL PERRO DE PRESA CANARIO.

El Perro de Presa Canario

 

Características del perro de presa canario

El perro de presa canario es de alzada media, potente y musculado. Su cabeza es maciza de cráneo ancho, con relación cráneo-cara de 6-4 aproximadamente. La trufa es negra, ancha y hendida.

Los labios superiores cubren los inferiores con cierta flacidez. Las mucosas son de color negro. Los dientes son fuertes, con base de implantación ancha y generalmente bien encajados.

Los ojos avellana de tamaño medio. Las orejas de inserción alta y separadas entre sí. El cuello tronco cónico, ancho y musculado, lo recubre una piel gruesa, despegada y elástica.

Tan solo con un mes de edad se puede apreciar la fuerte estructura que adquirirán los cachorros de presa canario.

Con ligera papada. Espalda corta y derecha. Cola fuerte en el nacimiento, se afina gradualmente y llega hasta el corvejón. Pecho ancho y profundo, bajo entre patas delanteras.

El vientre es recogido. Los miembros anteriores perfectamente aplomados, con huesos fuertes y codos generalmente separados del tórax. Pie de gato. Los miembros posteriores potentes y musculados, con angulaciones no muy marcadas.

Correctos aplomos visto de frente y de perfil. Pie de gato ligeramente ovalados. Carencia de espolones. La piel es elástica, gruesa y flexible. El pelo corto y sin subpelo, presenta cierta aspereza.

Su alzada media es de 63 centímetros para los machos y 58 para las hembras. Su longitud sobrepasa generalmente en cinco centímetros la alzada, es decir, que es un perro más largo que alto, o ligeramente rectangular. Su pero oscila entre los cuarenta y cuarenta y cinco kilos, pudiendo sobrepasarse este último pero en ejemplares muy desarrollados, y según el sexo.

Son características muy destacadas las amplitudes de cabeza y pecho, esenciales en este nuestro perro. 

En cuanto al color, que es una cosa muy interesante, los colores preferentes son el atigrado (abardinado), con fondo negro y rayas leonadas, o fondo leonado con rayas negras, y el leonado, como ya se dijo, con máscara negra, aceptándose manchas blancas, si bien no son deseables. No son deseables tampoco los ejemplares que presentan color blanco o color negro uniforme.

El perro de presa canario es cariñoso, manso y noble para el dueño y su familia, siendo sin embargo fiero con los extraños. Independientemente de carácter y agresivo para sus congéneres. Hábil en la lucha denotando su atavismo como perro de pelea. Su ladrido es grave y profundo.

Función del perro de presa canario

1940

Utilizado desde sus orígenes para combatir, el perro de presa canario fue avanzando en esta función a través del primer tercio del presente siglo, donde la fiebre de las peleas privaba en el Archipiélago canario. Y así hasta llegar al momento de la prohibición de las mismas alrededor de 1940. A partir de ese momento, si bien se continuó con las peleas de forma clandestina, la cría y selección del perro de presa canario fue decreciendo paulatinamente, relegándose a la función de guarda de ganados y propiedades generalmente.

Sin embargo, fue quizás en este momento, al decrecer el número de cruces, al pararse ese mecanismo de cruces de perros de presa canario con puras sangres para mejorar la combatividad, cuando, al cruzar los ejemplares entre sí, se fue depurando el tipo de perro, y consiguiendo una gran aproximación y parecido entre ellos.

.

1960

Posteriormente, al comienzo de 1960, con la introducción del pastor alemán en el Archipiélago, se acelero la regresión y casi extinción de la raza, dando lugar a una población canina de origen extranjero muy numeroso mientras el perro de presa canario prácticamente desaparecía.

La década de los años sesenta fue probablemente la más oscura y anónima para nuestro perro.

La existencia de contados ejemplares, diseminados en nuestros campos, sin selección ni control racial alguno, lo confirma. Fue el motivo de que la popularidad del “perro basto” llegara a sus cotas mínimas.

No obstante, hacia los primeros años de la década de los sesenta, se inicia el resurgimiento del perro de presa canario, en manos de contados criadores que habían conocido y vivido su tradición y existencia. Ello viene a demostrar que la afición a nuestro perro continuó latente a través de los años, especialmente en aquellos que los criaron y siguieron utilizando.

Estos veteranos criadores fueron el vehículo para la introducción de gente joven y entusiasta con deseos de recuperar la prácticamente extinguida raza del PERRO DE PRESA CANARIO, como parte del patrimonio autóctono de Canarias.

El Perro de Presa Canario Blog

 

1975

A partir de 1975, se acrecienta el interés por nuestro perro, especialmente por parte de gente joven que cría de forma ininterrumpida, incrementándose rápidamente la población de presas canarios. Ello lleva consigo la continuación de la crianza por parte de los antiguos aficionados, si bien surge por primera vez el concepto de raza sin olvidar la función para la que fue creada.

 

1982

Iniciado plenamente el movimiento de recuperación, se constituye, a finales de 1982, y por primera vez, el CLUB ESPAÑOL DEL PRESA CANARIO, con el fin de llevar a cabo la total recuperación de la raza y su reconocimiento oficial dentro del grupo de razas caninas, siendo el perro de presa canario, con el podenco y el bardino majorero, las tres razas que conforman el patrimonio canino autóctono de Canarias.

A partir del momento de la creación del CLUB, se inician las exposiciones monográficas, si bien se habían realizado ya con anterioridad, coincidiendo con exposiciones nacionales realizadas en cada una de las dos provincias canarias.

 

¿El presa canario es peligroso?

Si bien es cierto que por naturaleza posee un físico portentoso. Depende más de la manera en que se críe y se trate.

Si alimentas a un perro de presa canario con amor y cariño, recibirás lo mismo multiplicado por 3000 y sin pedir nada a cambio. Será un animal dócil, noble, leal, alegre el resto de su vida.

Pero si lo alimentas con odio y violencia, puede llegar a ser muy peligroso pero no por culpa del perro si no por la mala educación. No existe ninguna raza de perro que por genética sea peligroso. Sí, hay muchos muy fuertes y pesaje pero como ya he dicho todo depende lo que le enseñes.

Así que si respondemos a la pregunta. No, el presa canario no es peligroso, el ser humano sí. Fin.

 

 

Las Camisetas Personalizadas que te ayudan a expresarte nunca pasarán de moda

 

Deja una respuesta